ANYWIN
Hemos producido experiencia en fertilizantes durante aproximadamente 20 años, somos el servicio de fertilizantes de precisión.
By Mona | 05 August 2022 | 0 Comentarios

Ley del mínimo de Liebig

Robert MullenRobert Mullen

Ph.D., CCA, CPAg.

Decir que el Dr. Robert Mullen es un apasionado de la agricultura sería quedarse corto. Es licenciado en Ciencias Agrícolas por la Universidad de Cameron, junto con un máster en Ciencias Vegetales y del Suelo y un doctorado en Ciencias del Suelo por la Universidad Estatal de Oklahoma. Además, el Dr. Mullen ha publicado en diversas revistas científicas y comerciales. Pero no son sólo sus logros académicos los que le hacen único. Es su inquebrantable capacidad para tomar datos complejos y, en términos sencillos, explicar cómo influyen en los resultados de un agricultor. El Dr. Mullen ofrece el tipo de observaciones perspicaces que pueden conducir a un negocio más rentable. Como experto en agronomía, el Dr. Mullen tiene el objetivo de seguir educando a los agricultores en las mejores prácticas de gestión que mejoran sus rendimientos y maximizan el retorno de la inversión.

La gestión de los nutrientes es uno de los aspectos más importantes para el éxito de un cultivo. Entender la ley del mínimo de Liebig puede ayudarle a maximizar los resultados de su inversión en fertilizantes y a conseguir los mayores rendimientos posibles. Asegúrese de conocer el rendimiento y la rentabilidad económica que está dejando en el campo antes de tomar una decisión para cualquier cultivo.


¿Qué es la Ley de Liebig?
Liebig's law of the minimum modern dam example

La ley de Liebig establece que el rendimiento alcanzable viene dictado por el nutriente más limitante. Una forma de visualizar este concepto es ilustrarlo con una presa. El agua retenida por la presa representa el potencial de rendimiento. Los agujeros en la presa representan los factores limitantes del rendimiento que permiten disminuir el potencial de rendimiento a medida que se filtran. El objetivo es identificar los agujeros que se filtran y taparlos para mantener el mayor potencial de rendimiento posible.

 

Para la mayoría de los cultivos que no son leguminosas (el maíz y el trigo, por ejemplo), a menudo se considera que el nitrógeno es la fuga más importante que hay que tapar, y en general es un pensamiento correcto. Tapar simplemente la fuga de nitrógeno, sin tener en cuenta otras fugas en la presa, puede conducir a una considerable pérdida de rendimiento. Como se ilustra en la figura, la fuga de nitrógeno se ha tapado con seguridad, pero hay fugas considerables procedentes de la insuficiencia de potasio y fósforo. Para sacar el máximo partido a su inversión en fertilizantes, es importante asegurarse de que está abordando el mayor número posible de fugas.

Quienes hayan asistido a una reunión sobre fertilidad del suelo o a una clase de gestión de nutrientes para cultivos, habrán visto el concepto de barril (figura 1) utilizado para ilustrar la ley del mínimo de Liebig. Utilizando la analogía del barril, la cantidad de agua que puede contener un barril es una función de la longitud de la duela más corta.
Liebig's law of the minimum classic stave barrel example

Supongamos que el potasio es el factor más limitante. Si el potencial de rendimiento de un campo es de 220 fanegas por acre (con una nutrición adecuada de potasio), pero el nivel de potasio del análisis del suelo sólo permite que el rendimiento alcance el 80% del máximo, el rendimiento real alcanzable es de 176 fanegas por acre. Este escenario supone que todos los demás nutrientes se suministran a niveles 100 % suficientes (una suposición que la mayoría olvida incluir cuando se habla de la ley del mínimo).

 

Recuerde que el objetivo de cualquier agrónomo es identificar y eliminar proactivamente los factores que limitan el rendimiento. Este concepto se aplica a la fertilidad del suelo, la gestión de las malas hierbas, la patología, la entomología y otras consideraciones agronómicas.

 

¿Cómo se aplica esto a la asignación de su dinero en fertilizantes? Reducir ciegamente el potasio o el fósforo y concentrar la mayor parte de su inversión en fertilizantes en el nitrógeno puede ser una decisión que limite el rendimiento y reduzca los beneficios. Esto es especialmente cierto si el potasio o el fósforo tienen una disponibilidad limitada según el análisis del suelo. El cultivo responderá a la aplicación de fertilizantes nitrogenados, pero el rendimiento alcanzado será limitado en función de la magnitud de la insuficiencia de potasio y fósforo.

 

La figura 2 es una simple visualización de este concepto. Obsérvese que la línea verde clara (que representa el rendimiento del maíz con fósforo inadecuado) aumenta a medida que se incrementa la aplicación de nitrógeno. Sin embargo, observe también que la línea verde oscura (que representa el rendimiento del maíz con fósforo adecuado) permite un mayor rendimiento máximo alcanzable cuando se suministra nitrógeno y fósforo. En este ejemplo, el rendimiento alcanzable con fósforo y nitrógeno adecuados es 20 bushels mayor que con nitrógeno adecuado solamente.


Liebigs law on application of nutrients

Más interacciones de los nutrientes

Algunas insuficiencias de nutrientes pueden afectar a la capacidad del cultivo para utilizar otros nutrientes suministrados. La interacción de nutrientes más mencionada es la del nitrógeno y el potasio.

 

La naturaleza de la interacción es tal que cuando el potasio es inadecuado, el cultivo puede necesitar más nitrógeno para alcanzar la tasa óptima de nitrógeno (la tasa en la que se maximiza el rendimiento) y, normalmente, con un nivel de rendimiento inferior. Más arriba se puede ver un vídeo en el que se analiza esta interacción.

 

En la Figura 3, la línea verde claro representa la respuesta del maíz al nitrógeno cuando el potasio no se suministra adecuadamente. Obsérvese que el rendimiento del maíz nunca alcanza un máximo, es decir, el rendimiento sigue aumentando en respuesta a un mayor suministro de nitrógeno. La línea verde oscura representa un escenario en el que se ha suministrado el potasio adecuado. Obsérvese cómo el cultivo de maíz logra un mayor rendimiento, y lo alcanza con una tasa de nitrógeno menor, en comparación con el escenario de potasio inadecuado.

Liebigs law and nitrogen application

Otro beneficio de mantener una adecuada disponibilidad de potasio en el suelo es la potencial interacción con el fósforo. Una investigación de campo no publicada realizada en la Universidad Estatal de Ohio entre 1994 y 1999 reveló que en situaciones en las que el potasio analizado en el suelo estaba por debajo del nivel crítico establecido, los rendimientos del maíz y la soja podían disminuir al aumentar la tasa de fertilización con fósforo. Esta disminución del rendimiento se produjo en tres de los siete años de investigación en el maíz, y en tres de los siete años de investigación en la soja. El mecanismo fisiológico exacto que haría que el rendimiento del cultivo disminuyera como resultado de aumentar la tasa de aplicación de fósforo en un entorno de suelo con potasio inadecuado no se conoce bien.

 

Las investigaciones realizadas en alfalfa revelan una interacción similar entre el fósforo y el potasio. Este estudio se realizó durante siete años en la Universidad de Purdue (Berg et al., 2005). Durante los dos últimos años del estudio, se observó que las parcelas que no recibían fertilización con potasio experimentaban una disminución del rendimiento de la alfalfa al aumentar la tasa de fertilización con fósforo. Por lo tanto, renunciar a la fertilización potásica no sólo limita la producción, sino que el suministro de fósforo adicional combinado con una fertilidad pobre en potasio puede realmente disminuir la productividad.

 

Datos como éste señalan la importancia de identificar y eliminar cada factor limitante del rendimiento, ya que pueden producirse, y de hecho se producen, interacciones entre nutrientes.


Asignación de su dinero para fertilizantes, ¿dónde debe invertir?

Todos los años se publican varios artículos en revistas especializadas y boletines de la Universidad en los que se discute cómo los agricultores deben hacer ajustes en la compra de insumos (específicamente de fertilizantes) para aumentar la rentabilidad de sus operaciones agrícolas.

 

Cuando los presupuestos son más ajustados, una de las recomendaciones más comunes es reducir el consumo de potasio y fósforo. Esto puede ser una opción si se tiene un suministro adecuado de estos nutrientes en el suelo. Sin embargo, recortar sin evaluar los niveles de las pruebas de suelo y considerar las implicaciones agronómicas y económicas, probablemente no sea una buena decisión.

 

El objetivo de este artículo es ilustrar la importancia de un buen programa de nutrición de los cultivos, y por qué recortar a ciegas algunos insumos fertilizantes podría costarle dinero.


Referencias

  • Berg, W.K, S.M. Cunningham, S.M. Brouder, B.C. Joern, K.D. Johnson, J. Santini, and J.J. Volenec. Influence of phosphorus and potassium on alfalfa yield and yield components. Crop Science Society of America Journal 45:297-304.
  • Potassium interactions with other nutrients. 1998. Better Crops 82:12-13.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados. *
Nombre
Correo electrónico
Contenido
Código de verificación
ver_code